Vivint a les altures. 34 dies d’aclimatació x sobre de 4700 m x pujar el Dhaulagiri (8167m)

18 03 2013

34 dies d’aclimatació per sobre de 4.700 m.s.n.m. per pujar el Dhalagiri (8.167 m).

 

CASTimage

CATimage

Anuncis




Dijous 21 març19h teniu una cita amb l’alpinista @juanjogarra al Museu de #Badalona

11 03 2013





VOLS VENIR de TREKKING al NEPAL, ACOMPANYANT una EXPEDICIÓ al DHAULAGIRI?

19 02 2013

imageimageimageimage





Un nou repte, una nova il·lusió: Dhaulagiri, 8167m d’emocions (Himàlaia/Nepal)

14 02 2013

image      

http://www.tv3.cat/telenoticiescomarques

Control + clic i obtindreu l’enllaç. Al minut 9’40 trobareu la noticia de l’Expedició al Dhaulagiri, de 8167 m apareguda a TV3

image





Carlos Soria, con 73 años de expedición en el Dhaulagiri de 8.167 metros

16 09 2012

El alpinista español de 73 años Carlos Soria, líder de la Expedición BBVA,  partió el 2 septiembre desde el aeropuerto de Madrid Barajas rumbo al Himalaya, en donde intentará hollar la cumbre de la séptima montaña más alta de la Tierra, el Dhaulagiri (8.167 metros), en su objetivo de convertirse en la persona de más edad en conseguir los 14 ‘ochomiles’.

                                                                                   Carlos Soria, se carlos Soriareunió a la llegada a   Katmandú con Miss Hawley, la famosa ‘notaria’ encargada de registrar todos los intentos de ascenso a montañas de más de 8.000 metros, antes de que la expedición pusiera rumbo el jueves 6 de septiembre a la ciudad de Pokhara, situada en las primeras estribaciones del Himalaya.

La Expedición alcanzó en la mañana del 11 de septiembre el campo base de la montaña nepalí, situado a unos 4.700 metros de altura. Durante los próximos días, la expedición instalará el campamento en el que vivirán durante las próximas semanas, antes de comenzar el equipamiento técnico del gigante de 8.167 metros.

De momento, Carlos Soria y su equipo se han encontrado lluvias constantes y unas temperaturas inusualmente altas para esta época. Si las circunstancias meteorológicas lo permiten, el objetivo del alpinista de 73 años es ascender cuanto antes al campo 1, a unos 5.900 metros, para instalar las primeras cuerdas y comprobar las condiciones de la montaña.

Carlos  ha explicado en su decimocuarto día de expedición en el Himalaya que no han podido moverse del campamento base debido a un problema estomacal que lo ha mantenido en su tienda desde la tarde del viernes y que se ha solucionado gracias al médico Carlos Martínez, quien lo acompaña en el asalto al Dhaulagiri.

"Esta noche he superado unos problemas estomacales que me han tenido metido en la tienda desde la tarde de ayer. Un malestar bastante intenso, pero que se ha solucionado con el buen hacer de nuestro médico Carlos Martínez, que tiene unas manos milagrosas: todo lo que toca, se arregla. Es un placer tenerle aquí", indicó el abulense.





Recull de premsa i mitjans de comunicació al Xixa Pangma 2012

16 05 2012

Recopilació d’informació, premsa, radio i videos, dels expedicionaris a la darrera etapa per ascendir al cim del Xixa Pangma.

Ascensió al Camp II i muntatge de les tendes.  

Expedició montant el Campo II, 6900m.

Recull de premsa al Segre dia 12/05/2012.CATALA 12 recull

Cliqueu sobre l’imatge per llegir la noticia.

 

Recull de premsa al Segre dia 13/05/2012.

CATALA 13 recull

Cliqueu sobre l’imatge per llegir la noticia.

 

Recull de premsa al Segre dia 14/05/2012.

CATALA 14 recull

Cliqueu sobre l’imatge per llegir la noticia.

 

Entrevista a Juanjo Garra al programa “Libre Directo”

Cliqueu sobre l’altaveu per escoltar l’entrevista a Radio Vitoria.

Video explicatiu de la ruta per atacar el cim del colós.

Video Carlos Pauner i Juanjo Garra; Ruta Iñaki Ochoa de Olza al Shisha Pangma




Himalaisme per vena

13 05 2012

Crònica col·legiada de Carlos Pauner i Juanjo Garra.

Descenso_campo_baseAcabo d’arribar, des dels vuit mil metres d’altura, al Camp Base del Xixa, juntament amb en Juanjo. Estem esgotats, per no dir lo següent. Les nostres cares denoten un contundent i especialment dur treball en alta cota. Quasi només ens queda un àpex d’energia per seguir desperts. Conforme passem pels altres campaments aquí instal·lats, surten els alpinistes a felicitar-nos: “Good job guys…”. Ens han seguit en tota la nostra odissea des d’aquests lloc, al principi amb prismàtics i després seguint la referencia de les nostres llums frontals. Ens abracen amb sinceritat, reconeixent, com alpinistes, un treball portat fins al límit. La veritat es que em sento satisfet, orgullós d’haver donant tot en aquest gegant i d’haver escalat una ruta excepcional.

Campo_3_7400_m

Tot va començar el passat dia 9 de maig, quan d’una tirada ens vam col·locar en el Camp-II a 6.800 metres d’altura. Llarg, molt llarg i amb la tònica general d’aquesta expedició: neu profunda. Al dia següent vam recórrer la llarga vall que porta al Camp-III, després de superar l’últim tram molt empinat. Des d’aquest encinglerat lloc a 7.400 m ja es veu l’aresta que porta al cim central (el més baix i normalment escalat pel 99 % de les expedicions) i el llarg recorregut, més a l’esquerra, de la ruta que porta fins al cim principal, el més alt, ruta que porta el nom d’un bon amic: Iñaki Ochoa de Olza.

Shisha Pangma ruta Iñaki Ochoa de OlzaLa nit dels fets, ens vam despertar a les 3 de la matinada. Hi ha una boirina que ho cobreix tot i no podem trobar la ruta en aquestes condicions. Decidim enrederir la sortida i així poc a poc sortim a les 5 i 45 del dia 11. Ja des del començament tenim que obrir petjada profunda per travessar cap a l’esquerra tota la franja de gel fins l’inici de la ruta. Comencem l’escalada, per un terreny pendent i de neu profunda. Cada pas costa i ens afanyem els sis en posar-nos a treballar (se’ns han unit dos finlandesos en aquesta creuada). Poc a poc anem guanyant metres, encara que les hores també van passant. Aquí no hi ha cordes fixes, només neu pendent i els teus propis mitjans, el que em fa recordar les primeres expedicions, tan allunyades a vegades de les llargues tirades de corda amb juma de moltes muntanyes conegudes. Estic especialment motivat i fort i em llanço cap amunt obrint gran part de la ruta. Vespreja i el nostre ànim continua intacte. Sabem que el dia serà bo fins la meitat de la nit (els nostres amics de AEMET ens ho xerren) i això ens anima a seguir. Arribem a un llom de cota 7.950 metres i continuem per l’aresta, ja amb les últimes llums del dia. El paisatge es superb des d’aquí. Es veu vesprejar en l’Everest, Makalu, Lhotse i Cho Oyu. Continuem ja en la foscor i arribem a una carena que és l’últim que hem albirat. Una vegada amunt, la foscor ho envolta tot. Hem arribat al límit. Cal baixar. Creiem que hem arribat al més alt, però no estem segurs. No importa. Ara cal baixar en mig de la nit, desgrimpant sense cordes fixes tot el que hem escalat. Passen les hores, comença el fred intens, però finalment arribem a la nostra tenda de Camp-III. Són les 4 i 17 minuts de la matinada. Hem empleat 22 hores i mitja en escalar aquesta ruta, que estava en unes condicions deplorables, a to amb la temporada que hem tingut. Estem esgotats, però satisfets per haver donat tot en una ruta extraordinària. Amb unes condicions més favorables, l’hauríem escalat en la meitat de temps. El més important es haver lluitat, no haver reculat i haver continuat fins al límit. Vam aconseguir aquest punt a més de 8.000 metres a força d’esforç i tenacitat. En la foscor de la nit no vam saber si era el punt més alt o algun molt proper. No m’importa. Tinc la sensació quasi perduda d’haver escalat en el pur Himàlaia. He lluitat fins al límit i he aconseguit el més alt. De moment, per a mi el Xixa és historia, encara que sé que tindré que tornar algun dia per verificar el cim com ha de ser, amb fotos, llum i taquígrafs. Així és aquest ofici. De moment em quedo amb aquesta sensació i amb la vista posada ja en l’Everest. No hem acabat Xixa, però me’n vaig molt tranquil de les teves faldes. Ens tornarem a veure les cares.

Carlos Pauner

Shisha Pangma camps perpestivaShisha Pangma camps

Detall de la situació dels camps d’alçada

Himalayismo por vena

Acabo de llegar, desde los ocho mil metros de altura, al campo base del Shisha, junto con Juanjo. Estamos agotados, por no decir lo siguiente. Nuestras caras denotan un contundente y especialmente duro trabajo en alta cota. Casi sólo nos queda un ápice de energía para seguir despiertos. Conforme pasamos por los demás campamentos aquí instalados, salen los alpinistas a felicitarnos: "Good job guys…". Nos han seguido en toda nuestra odisea desde este lugar, al principio con prismáticos y luego siguiendo la referencia de nuestras lámparas frontales. Nos abrazan con sinceridad, reconociendo, como alpinistas, un trabajo llevado hasta el límite. La verdad es que me siento satisfecho, orgulloso de haber dado todo en este gigante y de haber escalado una ruta excepcional.

Todo comenzó el pasado día 9 de mayo, cuando de un tirón nos colocamos en el campo 2 a 6.800 m de altura. Largo, muy largo y con la tónica general de esta expedición: nieve profunda. Al día siguiente recorrimos el largo valle que lleva al campo 3, tras superar el último trecho muy empinado. Desde este enriscado lugar a 7.400 m ya se ve la arista que lleva a la cima central (La más baja y la normalmente escalada por el 99 % de las expediciones) y el largo recorrido, más a la izquierda, de la ruta que lleva hasta la cima principal, la más alta, ruta que lleva el nombre de un buen amigo: Iñaki Ochoa de Olza. La noche de autos, nos despertamos a las 3 de la mañana. Hay una neblina que lo cubre todo y no podemos encontrar la ruta en esas condiciones. Decidimos retrasar la salida y así poco a poco salimos a las 5 y 45 del día 11. Ya desde el comienzo tenemos que abrir huella profunda para atravesar hacia la izquierda toda la franja de hielo hasta el inicio de la ruta. Comenzamos la escalada, por un terreno pendiente y de nieve profunda. Cada paso cuesta y nos afanamos los 6 en ponernos a la labor (Se nos han unido dos Finlandeses en esta cruzada). Poco a poco vamos ganando metros, aunque las horas también van pasando. Aquí no hay cuerdas fijas, sólo nieve pendiente y tus propios medios, lo cual me hace recordar las primeras expediciones, tan alejadas a veces de las largas tiradas de cuerda con jumar de muchas montañas conocidas. Estoy especialmente motivado y fuerte y me lanzo hacia arriba abriendo gran parte de la ruta. Atardece y nuestro ánimo continúa intacto. Sabemos que el día va a ser bueno hasta mitad de noche (Nuestros amigos de AEMET nos lo chivan) y eso nos anima a seguir. Llegamos a un lomo de cota 7.950 m y continuamos por la arista, ya con las últimas luces del día. El paisaje es soberbio desde aquí. Se ve atardecer en el Everest, Makalu, Lhotse y Cho Oyu. Continuamos ya en oscuridad y llegamos a una cresta que es lo último que hemos vislumbrado. Una vez arriba,la obscuridad lo envuelve todo. Hemos llegado al límite. Hay que bajar. Creemos que hemos llegado a lo más alto, pero no estamos seguros. No importa. Ahora hay que bajar en medio de la noche, destrepando sin cuerdas fijas todo lo que hemos escalado. Pasan las horas, comienza el frío intenso, pero finalmente llegamos a nuestra tienda del campo 3. Son las 4 y 17 min de la mañana. Hemos empleado 22 horas y media en escalar esta ruta, que estaba en unas condiciones deplorables, a tono con la temporada que hemos tenido. Estamos agotados, pero satisfechos por haber dado todo en una ruta extraordinaria. Con unas condiciones más favorables, la habríamos escalado en la mitad de tiempo. Lo importante es haber luchado, no haber reblado y haber continuado hasta el límite. Alcanzamos ese punto a más de 8.000 metros a base de esfuerzo y tesón. En la oscuridad de la noche no supimos si era el punto más alto u otro muy cercano. No me importa. Tengo la sensación casi perdida de haber escalado en el puro HImalaya. He luchado hasta el límite y he alcanzado lo más alto. De momento, para mi el Shisha es historia, aunque se que tendré que volver algún día para verificar la cima como tiene que ser, con fotos, luz y taquígrafos. Así es este oficio. De momento me quedo con esta sensación y con la vista puesta ya en el Everest. No hemos acabado Shisha, pero me voy muy tranquilo de tus faldas. Nos volverenos a ver las caras.

Carlos Pauner








%d bloggers like this: